Envío Gratis en compras iguales o superiores a 39€

Menu ×
Volver al inicio>Guía Calzado primeros pasos

Guide chaussures bébé

Lo que hay que saber...

Arriba
  1. Del
    nacimiento a los
    primeros pasos

    ¡Proteger los pies del bebé es importante!

    Pero primero deben desarrollarse correctamente... Para ello, es mejor que los niños vayan descalzos los primeros meses de vida.

    Y los días más frescos, no olvides ponerle unos sencillos patucos flexibles, de tela o de punto, para abrigar sus piececitos.

    Ver la colección
  2. De 10 a 15 meses

    No te precipites...
    ¡primero tiene que aprender a andar a su ritmo!

    Los podólogos recomiendan que los bebés vayan descalzos hasta que empiecen a dar sus primeros pasos o hasta que se pongan de pie para iniciar sus primeras aventuras.

    Consejo: durante los 3 primeros meses de aprendizaje, permite que tu hijo ande descalzo en tu hogar. Favorecerá el buen crecimiento y tonificará los músculos de los miembros inferiores.

    Ver la colección
  3. Hasta 36 meses

    Para empezar con buen pie, ¡el calzado del bebé es primordial!

    Cuando tu hijo ya trote regularmente, no esperes más: ¡debes elegir unos zapatos primeros pasos!
    Están perfectamente adaptados a la anatomía del pie y especialmente concebidos para asegurar su estabilidad durante la marcha, garantizando sujeción y confort. En esta etapa del crecimiento, prosigue el desarrollo de los huesos y de los músculos del pie. Por tanto, para encontrar unos zapatos adaptados a sus pies, déjate guiar por nuestros Consejos de expertos...

    Ver la colección

Consejos de experto

Arriba

Cuando tu hijo empiece a dar sus primeros pasos

Chaussures Vertbaudet
  • Elige unos zapatos primeros pasos que aportarán una buena sujeción del pie:
    Escoge modelos con la puntera  bastante ancha para que los dedos de tu hijo se muevan con libertad, sin estar demasiado apretados.
    No le pongas zapatos demasiado grandes para evitar que los pies se deslicen en su interior y se calienten a causa de los roces.
  • Recuerda siempre que los zapatos se deben adaptar al pie del niño y no a la inversa. Para elegir unos zapatos adaptados a sus pies, lee nuestros consejos a continuación.
  • Los 3 primeros años, escoge modelos con una caña semialta o una caña alta y un poco rígida para mejorar la sujeción del tobillo. Con contrafuerte posterior y, aún mejor, con refuerzos laterales adicionales, ¡el talón y el pie estarán bien sujetos y calzados! Altérnalos con zapatos de caña baja para que los tobillos de tu hijo trabajen activamente y se refuercen.
  • Elige
    zapatos con contorno acolchado
    para mejorar el confort del tobillo y aportar una buena protección del talón de Aquiles.

  • Con cordones, piezas autoadherentes o hebillas ajustables, lo importante es que el zapato envuelva bien el empeine para sujetar los pies sin comprimir.

  • Opta por zapatos con interior y plantilla de piel. Esta materia es ideal porque permite que el pie respire con mayor facilidad y limita la transpiración, principal responsable de la formación de ampollas.

  • Suelas flexibles (provistas de estrías de flexión) y bastante ligeras: para mayor estabilidad y evitar resbalones no hay nada mejor que una suela de caucho, elastómero o crepé.

¿Cómo medir y conocer la talla de calzado de tu hijo?

¡INGENIOSO! El pedímetro

El pedímetro: una forma muy práctica para conocer el número de pie de tu hijo.

¡Lo compro!

Comprueba regularmente la talla de pie tu hijo: el tiempo pasa muy rápidamente... ¡te sorprenderá el ritmo de crecimiento de su pie!

Como media, para un niño entre 1 y 2 años, se aconseja cambiar de zapatos cada 3 o 4 meses..

Puedes verificar muy fácilmente esta indicación: cálzales sus zapatos, y cuando el pie esté bien colocado, asegúrate de que la punta de los dedos, especialmente del dedo gordo, no toque la puntera de los zapatos.

FAQ

Arriba
  • Mi hijo de 8 meses quiere ponerse de pie sin parar, ¿debo comprarle ya sus primeros zapatos?

    A partir de los 7 a los 9 meses, tu hijo empieza a interesarse por el mundo que le rodea y también por su propio cuerpo: después de la etapa a 4 patas, ahora podrá arrastrarse o gatear de rodillas e intentará ponerse de pie pasando por la posición sentado. Se ha hecho más fuerte, más tónico y sabe utilizar los elementos a su alcance (barrotes, mesas bajas, sofás...) para levantarse... No obstante, es aún demasiado pronto para que ande de verdad (los más precoces a partir de los 10 meses). Por tanto, no hay prisa... deja sus pies en libertad, esto favorecerá el desarrollo de su esqueleto y la musculatura de sus piernas y de sus pies.

  • El hijo de mi hermana tiene 2 meses más que el mío, ¿puedo aprovechar sus antiguos pares de zapatos?

    Si tienes un presupuesto limitado y/o te preocupa derrochar, podrías caer fácilmente en la tentación. No obstante, ¡utilizar el calzado de otros niños no es una práctica recomendable! Por el contrario, la ropa se puede pasar sin ningún inconveniente de un niño a otro, pero es mejor evitar que los niños hereden los zapatos de otros. Unos zapatos usados, incluso por pies ligeramente diferentes anatómicamente, pueden estar deformados y por tanto podrían afectar al correcto desarrollo del pie.

  • A mi hijo le sudan mucho los pies, por la noche sus calcetines y sus pies están húmedos... ¿qué puedo hacer?

    La transpiración es un fenómeno natural. Las glándulas situadas en la planta de los pies se encargan de la regulación térmica: contienen una solución acuosa que, activada por las glándulas, desemboca directamente en la superficie de la piel... Es el sudor.

    El sudor en contacto con las bacterias, naturalmente presentes en los zapatos, es el responsable de la formación de olores desagradables y de provocar el riesgo de infección en los pies producida por hongos.

    Nuestros consejos:

    • evita que tu hijo lleve los mismos zapatos varios días seguidos. Así podrás dejar secar su interior más fácilmente.
    • elige modelos transpirables o absorbentes y escoge calcetines de algodón en vez calcetines de materias sintéticas que, por el contrario, favorecen la transpiración.
    • para una buena higiene, lava los calcetines con un producto desinfectante (a máquina con un programa para prendas delicadas, cuando sea posible). También puedes vaporizar el interior de los zapatos con un desodorante para pies o un spray antimicrobiano adaptado.
  • María tiene 2 años y los pies planos, a tal punto que toda la superficie de la planta toca el suelo, incluso la zona del arco del pie. ¿Es necesario el uso de plantillas ortopédicas?

    Ante todo, no te preocupes, es completamente normal. Todos los bebés nacen con los pies planos y a medida que se van desarrollando los huesos y la musculatura se va formando el arco del pie.

    Hasta los 4 años, la mayoría de los podólogos desaconsejan incluso el uso de soportes artificiales del arco del pie. Para favorecer un crecimiento y una musculación armoniosa de los pies, deja que María ande descalza lo más a menudo posible.

    Por supuesto, si en el futuro constatas que su arco sigue vencido, será necesario que consultes con un especialista.

  • Hemos comprado un andador para el aprendizaje de la marcha..
    ¿Debemos ponerle zapatos a nuestro hijo cuando utilice el andador?

    Tu hijo está en fase de aprendizaje y, por tanto, todavía no anda con autonomía. Por ello, es mejor que el niño vaya descalzo, como cuando está en su parque. No obstante, en contacto con suelos fríos o si la temperatura es poco elevada, ponle patucos suaves y cálidos para su comodidad: ¡su suela antideslizante es también una buena protección para evitar resbalones!