RECOMENDACIONES

A los 2-3 años aprenden a decir "no"

Parece que tu hijo ha aprendido ha decirte "no" a todo desde no hace mucho: a la hora de vestirse, para ir a la guardería o para cualquier otra actividad del día a día. es un periodo en el niño que reafirman su autonomía y darán lugar a la socialización

Cómo actuar en casa frente a este comportamiento


En torno a los 2-3 años el niño empieza a dar forma a su personalidad y su identidad, y lo hace diciéndote "no" a todo y a todos. A continuación te ofrecemos algunos consejos para gestionar este periodo que forma parte del desarrollo infantil.
Los padres van a tener que habituarse a que su hijo empiece a querer afirmarse a través de sus negativas, manteniéndose comprensivos pero firmes en este momento tan importante también para los padres. Apoyarle y darle seguridad en la construcción de su identidad mientras le enseñamos a respetar las normas, los límites y las prohibiciones es esencial para su adecuada sociabilidad. Así, será todo un desafío encontrar el equilibrio entre respeto de las normas y desarrollo de su personalidad.

También en la guardería el niño deberá adaptarse a las reglas que indica el educador(a). Su nombre se utilizará por el grupo social (educador/a y alumnos) convirtiéndose en un miembro más del grupo. Cada niño también tendrá su forma de ser y querrá que sea tenida en cuenta por sus compañeros, lo que contribuirá a su socialización, siempre con la supervisión del educador/a.

Construyendo su identidad en el colegio


Puede ocurrir que el comportamiento de tu hijo sea diferente en casa y en el colegio ya que el entorno familiar es a menudo más tolerante y adaptado al niño, mientras que la mayor firmeza normativa en el colegio deja menos espacio a la tolerancia, siendo a la vez más exigente y más dinámica en la preparación y construcción de su autonomía y desarrollo. Si este periodo no tiene lugar de la mejor forma en el colegio es posible que esté desbordado, pudiendo presentar problemas a la hora de gestionar límites y construir su identidad.

En el caso de que las dificultades y bloqueos persistan


Si el niño se afirma en demasía manteniéndose constantemente en oposición o conflicto habrá que ponderar la posibilidad de canalizar su energía hacia algún deporte en el que integre la importancia de las reglas dando salida a su agresividad potencial. Por el contrario, si el niño no se afirma en absoluto y tiende a hacerse a un lado, es recomendable recurrir a la arteterapia proponiéndole practicar actividades de expresión manual como pueden ser el dibujo o la pintura, para que adquiera autoconfianza.