RECOMENDACIONES

Paseando con el bebé

¡Tus preguntas tienen respuesta!

Pasear es una actividad excelente para tu bebé. Los movimientos del portabebés o del carrito serán excelentes para tranquilizar al bebé, y además será bueno que se exponga al frío (eso sí, ¡siempre bien abrigado!). Enfermará menos y también dormirá mejor. Es normal que los padres se pregunten cuál es la mejor edad para empezar a salir con el bebé, dónde ir o cómo hacerlo. A continuación, te presentamos algunas de nuestras recomendaciones al respecto.

¿Pasear con el recién nacido supone algún peligro?


No hay problema, puedes hacerlo. Antiguamente se tenía la erronea creencia de que el bebé no debía salir antes de cumplir las cuatro semanas, pero no te preocupes, eso ya ha quedado atrás. Aunque sí será bueno esperar a que el bebé cumpla algunos días antes de sus primeros paseos, ya que su sistema de regulación térmica corporal aún no está maduro (algo que se puede ver en el aspecto azul que a veces pueden presentar sus manitas y sus pies). Cuando pasen algunos días podrás disfrutar de pequeños paseos de unos 20 minutos de duración.

¿Pasear con el bebé, independientemente del tiempo que haga, es buena idea?


Se puede decir que sí, en casi todos los casos, con excepción de días con niebla helada (rocío). Normalmente el frío es beneficioso para el bebé, siempre y cuando se encuentre bien abrigado ya que no consigue regular su temperatura corporal adecuadamente hasta la edad de los dos años. Además, al estar quieto en el carrito, podrá tener mayor facilidad para enfriarse, ante lo cual habrá que abrigarlo convenientemente. Especial atención a sus manitas y su cabeza, lugares por los que se pierde bastante calor corporal. Protégele del sol durante los días calurosos, paseando por la sombra.

Si estás al sol usa la sombrilla o coloca la capota de la silla de paseo para proteger al pequeño. Dale agua con regularidad y humedece su cabecita. Se recomienda pasear en verano antes de las 11h o después de las 16h para evitar las horas de más calor y, en todo caso, ¡recuerda llevar siempre contigo crema solar y un sombrero!

Silla de coche, capazo o portabebés, ¿cuál elegir?


Estamos ante una elección bastante subjetiva: cada padre tendrá preferencia por una u otra opción. Mientras que unos padres optarán por disfrutar del contacto con el bebé usando un portabebés, otros preferirán acomodarle en el capazo a modo de "cunita portátil", práctico con su cesto debajo. Una silla de paseo también podrá ser una buena opción si se puede colocar al bebé en posición tumbada. Con 6 meses ya podrá ir en la silla de paseo sentado y con 8 en la silla tipo paraguas. Cuando el bebé consiga sentarse ya no deberá usar el capazo en posición tumbada.

Los accesorios serán de todas formas imprescindibles para proteger al bebé del frío y el calor. Saco, sombrilla, cubierta de lluvia o un abrigo grueso en caso de usar el portabebés.

Descubre nuestra amplia gama de sillas de paseo y portabebés en vertbaudet.es

¿Lo que hay que llevar al salir a pasear con el bebé?


Ya hemos indicado que para adaptarse a los cambios de tiempo nos hará falta un sombrero, una chaqueta de lana, una manta, y si el paseo se prolonga más de lo previsto será bueno que puedas dar de beber, de comer y cambiar al bebé, así como disponer de un babero o artículos para limpiar la tetina. Con todo lo que puedas necesitar al alcance de tu mano, disfrutarás mucho más de tus paseos. No olvides además llevar un peluche y algunos juguetitos que se puedan colgar y colocar en cualquier lugar, para que el bebé se entretenga y se divierta.

¿Es buena idea ir a cualquier sitio con el bebé?


Igual que hay destinos ideales, también los hay menos apropiados para los recién nacidos. Los espacios tranquilos y verdes serán perfectos, mientras que te recomendamos evitar los sitios más ruidosos y cerrados (posiblemente con aire acondicionado, poco saludable) como por ejemplo el supermercado. Te recomendamos también no salir en hora punta: evitarás la contaminación atmosférica.

Y cuando crezca, los paseos se convertirán en una excelente oportunidad para descubrir el mundo que les rodea: ruidos, gente, sonidos, colores, formas... Así, para que esta fase de su desarrollo sea ideal lo mejor es que el bebé se siente en su silla de paseo de frente, tranquilo mientras sabe que estás disponible detrás de él.