RECOMENDACIONES
enfants voiture-photo article haut t

Vacaciones con el bebé

Ir de vacaciones: dónde y cómo

Después de todo un año de espera, ¡ya han llegado tus vacaciones! Pero ahora con el bebé todo es diferente y los papás se plantean nuevas dudas: ¿nos vamos de senderismo a Nepal o nos quedamos dentro del país? ¿Mar o montaña? ¿Cuál será el mejor medio de transporte?... A continuación te dejamos algunos consejos para elegir los destinos ideales en tus vacaciones con el bebé, así como la mejor forma de llegar a ellos.

enfants voiture-photo article bas t

Vacaciones en el extranjero con el bebé


Un plan genial vs. crónica de un fracaso anunciado

Los padres más aventureros, esos que se llevan al bebé incluso por la noche, lo ven todo muy fácil. Para ellos, el bebé se adapta sin problemas a las diferencias horarias, prácticamente no llora en el avión, no sufrirá infecciones alimentarias locales si solo toma el biberón y, además, todo el mundo lo encuentra precioso, de forma que te van a ayudar en todo lo que necesites.

Lo cierto es que salir del país con el bebé es una experiencia no exenta de peligros, especialmente si es para ir a destinos lejanos.

Agenda con unas semanas de antelación una cita en el pediatra, prepara el plan de vacunación recomendado para el país de destino (rabia, fiebre tifoidea, fiebre amarilla...), considera los riesgos de paludismo y lleva si fuese necesario una mosquitera y un pequeño botiquín...

Hablando de complicaciones, no olvides que vas a necesitar hacerle el pasaporte del bebé, posiblemente no sea fácil encontrar pañales en el lugar de destino, los riesgos de parásitos en las regiones húmedas, golpes de calor en los trópicos, dificultades para esterilizar el biberón cuando sea contraproducente usar agua del grifo, etc.

Resumiendo, para poner rumbo al fin del mundo en vacaciones será necesaria una elevada dosis de motivación. Si quieres salir fuera, un buen equilibrio podrá ser visitar países de Europa, los Estados Unidos o Canadá.

Vacaciones con el bebé: otros destinos posibles


Siempre podemos recurrir a los grandes clásicos: el mar, la montaña o el campo tienen también ventajas.

El mar y su clima

El clima del mar es muy bueno para los niños y sus dermatitis, con características revitalizantes que en ocasiones pueden tener efectos excesivos, dejando al bebé nervioso y con dificultad para conciliar el sueño los primeros días. Lo ideal para que el bebé disfrute plenamente de la playa es que ya sepa gatear y caminar, para disfrutar así de las maravillas del agua y la arena. Eso sí, siempre con protector solar de máximo factor, gorro, gafas, y evitando las horas de mayor incidencia solar.

Montaña

La alta montaña es una opción a tachar tanto en verano como en invierno, porque por encima de los 1500 metros de altura el organismo del bebé no se encuentra confortable, además de poder presentar otitis medias, típicas durante el ascenso o el descenso, especialmente si el bebé está resfriado. Evita usar el teleférico y cambia progresivamente de altitud. En este caso y como ocurría en los destinos marítimos, el aire de la montaña es saludable (especialmente en caso de asma) pero será indispensable proteger al bebé del sol con protector, sombrerogafas.

Campo

Imagínate una casa rural rodeada de espacios verdes, una temperatura moderada y rinconcitos a la sombra. Sin grandes aglomeraciones turísticas, no tendrás que hacer cola en todos lados cada vez que salgas con el bebé ni pasar noches en vela debido al jaleo y la fiesta. Y aunque habrá que hacer frente al ataque de los mosquitos, esta es una amenaza llevadera... En resumen, si tu principal objetivo en vacaciones es descansar, esta es posiblemente tu mejor opción.

¿Cuál es el mejor medio de transporte para viajar con bebés?


A continuación haremos una pequeña comparativa entre los diferentes medios de transporte que podrás usar para viajar con el bebé.

Avión

No es recomendable viajar en avión con un bebé menor de dos semanas, o si padece otitis con cierta frecuencia. Anímale a beber durante el despegue y el aterrizaje para que trague y así evite el dolor de oído. Por lo general las compañías aéreas tienen gestos comerciales con los bebés, que pueden no pagar hasta los dos años, disfrutar de embarque prioritario, cuna para el viaje pedido previamente, baño con cambiador, etc. Si viajas sola, es buena idea llevar contigo una silla de paseo tipo paraguas como equipaje de mano, que te lo pondrá más fácil durante el embarque. Y para que no falte la diversión, lleva también un bolsito con un peluche y algún juguete para que el pequeño se entretenga y disfrute contigo de su viaje.

Coche

El coche es una especie de segunda casa, y viajar con él puede convertirse en toda una aventura a la hora de ir de vacaciones. Atención, tendrás la tentación de llevarte la casa a cuestas, por si acaso. Prepara un bolso de emergencia y tenlo siempre a mano con pañales, bolsa para la basura y ropa de recambio. No hace falta decir que necesitarás accesorios de viaje para bebé homologados tales como una silla de coche a contramarcha (si va en el asiento delantero, no olvides desactivar el airbag) y recuerda hacer una pausa cada dos horas, especialmente si el bebé viaja en una silla tipo huevo, ya que será bueno que mueva y desentumezca su espalda. Importante: NUNCA dejes al bebé en el coche al sol, aunque esté durmiendo, ya que su deshidratación implica un riesgo que en ocasiones puede llegar a ser mortal.

Tren

Aquí el viaje no se detiene ante los imprevistos. Tanto si tienes que cambiar al bebé como si hay que darle el biberón, la locomotora sigue siempre su marcha. Además, el monótono ruido del tren ejerce un efecto de somnoliencia en muchos bebés. En los casos de bebés rebeldes podrás reservar compartimentos de "familia" más aislados del resto del vagón, para incomodar menos a otros pasajeros. El punto débil de esta opción es el transporte de tu equipaje, porque con el bebé necesitarás una buena cantidad de maletas y resultará complicado llevarlo todo contigo en tren. Sin embargo, RENFE cuenta con un servicio de traslado de equipaje puerta a puerta a tu disposición que valdrá la pena considerar, ya que posiblemente la tranquilidad y comodidad con tu bebé lo justifique.

Y ahora que ya has estudiado todos los pros y contras para elegir una forma de viajar, ¡solo tienes que elegir el destino ideal para tus vacaciones!