Preparar la bolsa para la canguro o la guardería
Los básicos que no debes olvidar

sac nounou Photo article Haut T

¡Ya ha llegado la vuelta al cole! Y aunque para ti va a ser fácil volver a tu día a día, tu bebé necesitaría un poco de tiempo para adaptarse a un lugar nuevo y a unas personas nuevas que solo desean mimarle. Para que no lo pase tan mal, pon en su bolsa todo lo que necesite para que se pueda ubicar y también para facilitar la vida de la canguro o maestras de la guardería.

El peluche, un compañero para los más pequeños


Tanto si estás a favor o en contra, como si tu bebé tiene uno o no, los peluches pueden ser muy útiles para tranquilizarle durante tu ausencia o para calmarlo durante la siesta. También puede ser una mantita con tu olor. La idea es crear un vínculo entre la casa y este nuevo lugar en el que pasará el día antes de volverse a encontrar contigo. SI tu hijo está enamorado de su peluche, ¡intenta conseguir otro para evitar una catástrofe si lo pierde! Su compañero le acompañará hasta la entrada de la escuela donde también tendrá un papel importante para tranquilizarle, así que mejor ir pensando en un repuesta antes de ver que ya no hay más en la tienda.

sac nounou Photo article Bas T

El chupete para apaciguar al bebé si está triste


La succión le recuerda al pecho de su madre o al biberón, de ahí sus propiedades calmantes. Si te gustan los chupetes, que has visto que son una buena manera de calmar al bebé cuando llora sin razón aparente, cuando tiene dolor de barriga o que tiene problemas para conciliar el sueño... El chupete es una de las primeras cosas que debes meter en la bolsa para la canguro o guardería. Incluso puedes ponerle varios y quedarte uno. ¡Se pierden tan fácilmente!

Una muda por si hay algún incidente


Tanto en la guardería como en casa de la canguro, es indispensable meter una muda en la bolsa del bebé. Fácilmente puede tener un eructito o encontrarse con el pañal lleno. Así que, para el bolso de la guardería o de la canguro, deberás meter:

  • 2 bodies
  • 1 camiseta
  • 1 jersey
  • 1 patalón
  • Calcetines

Si tu cuidadora quiere guardar las cosas de tu bebé en su casa, no olvides ir renovándole las prendas cada vez que aumente una talla... es decir, ¡muy a menudo!

Ya sea en la guardería o con la canguro, ¡hay que tener pañales!


ALos pañales no están incluidos dentro de los gastos de mantenimiento, los tienes que proporcionar tú. Como la piel del bebé es muy sensible y seguro que tú has probado varios y sabes cuáles le van mejor a ese culito, mejor que te encargues tú. Si eres de los que usa los pañales reutilizables, ten en cuenta que tu cuidadora está en su derecho de no querer utilizarlos. No te olvides de contar con todo lo necesario para la muda:

  • Pañales
  • Pomada para el culete
  • Crema para el cambio de pañal
  • Algodón
  • Toallitas(si usas)

El botiquín del bebé para la guardería


Desde el termómetro hasta los pañuelos... La salud y la higiene del bebé es un asunto personal. Prepara un kit de farmacia de primero auxilios:

  • pañuelos
  • Termómetro
  • Paracetamol
  • Antiséptico
  • Suero fisiológico
  • Pomada para los golpes

Si tu bebé está enfermo y quieres que tu cuidadora le dé un tratamiento prescrito por el médico, le tendrás que dar la receta con los medicamentos que debe tomar.

Las comidas: ¿hay que proporcionarlas o no?


Si aún estás dándole el pecho, no hay duda: tienes que proporcionarle la leche materna y el biberón. Si el bebé toma leche con el biberón deberás proporcionar el agua, la leche en polvo y la leche de crecimiento en botella. Cuando empiece con la diversificación alimentaria, la cuidadora puede proporcionarte las comidas por un suplemento. Es algo que vale la pena considerar ya que, con la vuelta al trabajo, quizás te ayudará el hecho de que alguien prepare buenos platos por ti.

Y como cada canguro y cada guardería tiene su propia manera de funcionar, así como los padres, pregunta antes de que llegue el día si hay cosas que tienes que proporcionarlas tú o no (como sábanas, saco de dormir, baberos, etc.). Es imprescindible tener buena comunicación con la persona o personas que cuidarán a tu hijo, ¡así que mejor empezar con buen pie!