El cuidado del bebé: artículos imprescindibles

Ven con nosotros: ¡te lo explicamos todo!

El baño es uno de esos momentos especiales que te va a encantar compartir con tu bebé, ya que se trata de una experiencia compartida única. Para que la disfrutes en toda su plenitud, te vamos a proponer una lista de artículos que no te pueden faltar en este momento mágico. La bañera, el cambiador, y toda una serie de pequeños accesorios para cuidar de la higiene del bebé.

Accesorios necesarios para el cambio del bebé

Desde el clásico mueble cambiador hasta el cambiador de pared, ideal para ahorrar espacio, pasando por el cambiador con la bañera integrada… ¡Los hay para todos los gustos!

Bandeja cambiador


Su accesible precio y el poco espacio que ocupa hacen de la bandeja cambiador una opción ideal para habitaciones pequeñas y padres dinámicos. Además, es muy práctica, pudiendo colocarse fácilmente en una bañera para bebé, una cama de barrotes o incluso en una cómoda. Su punto débil: no tiene espacio para organización.

Mesa cambiador


Se trata de una opción más voluminosa y por lo tanto es una buena alternativa para habitaciones mayores. Sobre su superficie se puede colocar un colchón cambiador, y resulta muy cómoda para los padres y el bebé ya que cuenta con espacios para organización en los que se pueden guardar pañales, toallitas, cremas ¡y todo lo que necesites a la hora del cambio!

Cómoda con cambiador


La cómoda con cambiador es una excelente opción que por lo general se coloca en la habitación del bebé. Integrando un cambiador en su parte superior, cuenta además con una gran capacidad de organización. Este es el mueble ideal para tener siempre a mano todo lo que necesitas a la hora de cambiar al bebé sin perderle ni un segundo de vista.

El baño del bebé

Lo que se recomienda en la maternidad es que el bebé tome baño cada dos o tres días, de manera que no es "obligatorio" bañarle diariamente. Así su frágil piel no quedará reseca. Eso sí, ¡te invitamos a que disfrutes en plenitud de este momento con el bebé de la forma más cómoda y relajada posible!

Bañera


Este es un accesorio que no te puede faltar. Tienes a tu disposición modelos plegables, si tu baño es pequeño, que una vez desplegados te ofrecerán todo lo que necesitas para el confort del bebé. Podrás también optar por una bañera evolutiva, que se adapta a la edad del bebé con su forma premoldada, para que el bebé se tumbe cuando es pequeño y, cuando crezca, se pueda sentar confortablemente. Además, tienes la posibilidad de hacerte con una estructura de soporte para la bañera que te permitirá colocarla a una altura adecuada, para que tu espalda esté también confortable. Una alternativa interesante si te gusta disfrutar de escapadas durante el fin de semana será la bañera inflable, fácil de transportar en el maletero y convertible en minipiscina cuando llegue el verano.

Accesorios


Para evitar exponer al bebé a una habitación fría o agua excesivamente caliente, te recomendamos utilizar un termómetro para controlar que la temperatura del agua se encuentre en torno a los 37 ºC. Podrás también ponértelo más fácil si te haces con una hamaca para baño, que ofrecerá sujeción al bebé evitando que se deslice (antes de los 7 meses) o una silla para el baño (cuando ya consiga sentarse). Son opciones perfectas para que el bebé chapotee a su aire.

Su neceser

No olvides verificar que tienes todo lo necesario para el cuidado y la higiene de tu bebé: limpiar su nariz, las orejitas, cortar sus uñas...

¿El bebé tiene fiebre?


Si te da la impresión de que el bebé parece estar enfermo, lo primero que debes hacer es comprobar su temperatura. Puedes medirla en su orejita, que es más rápido, o en su frente que, aunque menos precisa, te permitirá no despertarle. Aunque si lo que quieres es una medición lo más exacta posible, podrás medirla por vía rectal. Si bien cada termómetro presenta ventajas e inconvenientes, el termómetro auricular no es la mejor opción durante sus dos primeros años de vida.

Nariz congestionada


El bebé solamente aprende a sonar la nariz después de cumplir aproximadamente los dos años y medio. Por ello, deberás aprender con ayuda del pediatra o el médico a realizar la higiene de su naricita usando suero fisiológico. Y cuando esté resfriado, podrás aliviar la congestión nasal del bebé con ayuda de un aspirador nasal (manual o eléctrico).

Manicura del bebé


No te preocupes de cortar las uñas del bebé durante su primer mes, aunque después sí que debes prestar atención a este cuidado, tanto para mantener su higiene como para que no se arañe. Usa para ello y desde su nacimiento unas tijeras con puntas redondas o bien un cortaúñas, a partir de los 6/8 meses. Ambas opciones son perfectas para las frágiles uñitas del bebé.

Consulta también la guía de compras "la higiene del bebé" así como nuestra selección especial de productos de higiene disponible en vertbaudet.es