RECOMENDACIONES

La seguridad del bebé cuando se desplaza por sí solo

Puericultura: los esenciales

Agarrándose a los muebles, arrastrándose sobre el culete, gateando o dando sus primeros pasitos, el bebé está ávido por lanzarse a descubrir el mundo que le rodea, ¡y no para quieto! Abrir cajones, subir y bajar, agarrar objetos y llevárselos a la boca... Lo mejor será que dediquemos un momento a hacer de la casa un lugar más seguro para el bebé. Y para ello, la lista de accesorios es relativamente amplia: barreras de seguridad, parque, andador...

Seguridad del bebé: los imprescindibles


Barrera para el bebé

La casa es todo un mundo a descubrir que esconde tentaciones peligrosas para el bebé. En un momento de distracción, tu bebé puede lanzarse a una nueva aventura mientras tú no lo supervisas y convertir un juego en una actividad arriesgada. Como muy tarde, empieza a pensar en adaptar la seguridad de casa cuando el bebé empiece a gatear. Su altura en esos momentos rondará los 75 cm y con una simple barrera de seguridad podrás bloquear su acceso a chimeneas, puertas acristaladas, habitaciones que puedan tener algún peligro para él o simplemente escaleras. De todas formas, mantente siempre vigilante: nada remplaza tu dedicación y supervisión. Y para salvaguardar también su seguridad mientras duerme, pondera instalar barreras de cama y un protector de cuna, accesorios especialmente pensados para evitar acrobacias imprevistas.

Parque de actividades

Para que los padres y el bebé disfruten de un momento de independencia… ¡nada como el parque de actividades! Cuando el bebé ronde los seis meses, podrás empezar a dejarle jugando con total seguridad mientras lo supervisas en su parque de actividades. Suelen estar equipados con ruedecitas para poder instalarlos casi en cualquier lugar de casa, y mientras el bebé juega en él, tú podrás dedicarte a preparar la comida, ducharte, hacer una llamada, y siempre con el pequeño bajo vigilancia, jugando feliz con sus juguetes, sus peluches y sus primeros libros. ¡Todo un universo al alcance de su mano!

Hamaca para bebé

Cuando cumple su tercer mes, los músculos del bebé se encuentran ya lo suficientemente desarrollados como para conseguir elevar su cabeza. Habrá que esperar dos meses más para que empiece a seguirte con su mirada allá donde vayas y a analizar el nuevo mundo que le rodea. En esta fase, es cuando tu pequeño podrá empezar a disfrutar de una hamaca o balancín para, instalado con todo el confort, asistir en primera fila al espectáculo que supone el mundo real que le rodea.

Andador para bebé

Al llegar a su octavo mes, el bebé empieza normalmente a controlar sus piernas y a adquirir el sentido del equilibrio, intentando en ocasiones ponerse de pie por sí solo o con tu ayuda. Es en estos momentos cuando un andador puede ser el accesorio perfecto para él. La autonomía sonríe ahora a tu pequeñín, que de repente querrá explorar todas las habitaciones de casa. Con ayuda de un andador evolutivo, ¡tu bebé dará sus primeros pasos divertido y con toda la seguridad!

La clave para estimular el desarrollo del bebé es animarle a adquirir su autonomía, pero eso sí, siempre cuidando de su seguridad y permaneciendo vigilantes.

Y hablando de seguridad, esta no se limita a la vida dentro de casa. Tanto para pasear a pie como para vuestros paseos en coche, será adecuado apostar por unos complementos con garantía de calidad. Capazos, sillas de paseo, sillas para coche… ¡para que puedas pasear tranquila!